domingo, 23 de septiembre de 2012

La despedida



Antes del amanecer, ha salido a la galería que da al sur. Luego ha descendido al patio de tierra
y se aleja, bordeando el sendero húmedo.
Se dirige a la orilla donde están los sauces llorones y se zambulle de lleno en la voz móvil de las hojas.
Aprieta los párpados para oír mejor, para afianzar su rostro-otro, el de ella.
Ahora no lo mira, ni desciende con él, cuando escudriña el fondo terroso del río.
Una, dos, tres ondas se rompen contra el cuerpo de las piedras, muriendo en un pequeño chasquido.
¿Cuántas veces ha oído ese rumor?
¿Cuántas veces más lo oirá antes de marcharse?
Nadie puede saber esto, ni siquiera ella, que es eterna en su caverna rojiza.
Esto le sobrecoge las costillas, apretando la cavidad en la que late su corazón ajado.
Entonces se recuesta sobre su regazo-otro, el de ella, que recorre los ríos de su rostro con los dedos, dibujando una y otra vez ese camino cálido, afectuoso, que todo lo contiene:
Sus recuerdos y los de ella.
Entonces piensa que, tal vez, este sea el único cuerpo posible de las palabras que nombran,
de tantas maneras
al amor.

4 comentarios:

  1. Esta portada me gusta muchísimo! los textos, relatos cortos y poemas engarzan en este escenario móvil y transparente como un guante, y el diseño es delicado también, todo un acierto para dar contenido y seducción a tu ventana.
    Enhorabuena!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Coincido... ese fondo fijo nebuloso y salpicado de gotitas crea una sensación más intimista... ¿tal vez le pondrías música que acompañe a cada entrada? (sólo un comentario) :)

    ...

    Las despedidas, todas, se enmarcan en una: aquella primera vez que nos salimos de nosotros mismos y dejamos de ser un niño, al que nunca más se regresa.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario, Mariluz. Es lo que quiero, incluir música en cada entrada porque, de alguna forma, casa palabra está escrita con música. Tu comenta, que es lo que estoy buscando. Es mi primer blog y necesito apoyo para enriquecerlo.
    Y sí, el niño en algún sitio muy nuestro sigue estando. De hecho, creo que es el que nos impulsa a muchas cosas en la vida. Lo lúdico,como decía Cortázar, es de las cosas más serias que existen. Los niños se toman en serio sus juegos. Esa capacidad no hay que perderla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar