sábado, 31 de agosto de 2013

LA SOLEDAD CONVERSA

CUANDO respiras
la lluvia navega
por entre tus velas,
el viento camina
por entre tus tientos
y el sol, 
se mece por entre tus sueños. 

Dicen que hueles a tierra mojada,
que sabes la letra del frío,
el son del silencio y el canto del cielo.

Dicen que lloras en sueño,
que olvidas los nombres 
y sufres sin tiempo.
Dicen que a solas conversas
y cuentas las hojas 
del árbol del patio,
después que atardece
y vuelves a verte.

 

viernes, 30 de agosto de 2013

AMOR DE AGUAS

Si el cielo llora
sobre el agua de tus ojos
estaré de pié
en la esquina que florece.

Si el agua ciela
sobre el manto de tus labios
estaré sin pausa
en el mar que confluencia
en la ochava que discurre
sobre el sueño que nos cubre.

martes, 27 de agosto de 2013

EL LLANTO

EN un destello
los pájaros salen de mí
el viento sale de mí
y el sol
también sale de mí.

En un solo aliento
me lleno de sombras
de partidas y de grietas.
En un solo aliento 
sin abrazo
me quedo a solas 
en el cuerpo del silencio.

Mis brazos
mis dientes y mis huesos
se declaran huérfanos
y pronuncian la lengua
de los cuadros
donde un ángel
ha de dejado su estatura.

Hoy me enfado de sombras
me visto de nubes
y lloro de espanto
todo el día 
sobre la sábana
que contiene tu cordura.

 



martes, 20 de agosto de 2013

EL AGUA Y EL VINO

Se perdieron las cadenas
que sobrevolaban tus dedos.
Se perdieron los adjetivos
la descendencia y la certeza.
Se perdió tal vez todo (pero)
no obstante el silencio
las notas se estrellan
contra el hueco del techo
por el que se ven 
los astros a lo lejos.

Los hombres estamos
de espaldas al cielo
al todo universal
al gemido de los ríos
y al pudor de la foresta.

Los hombres estamos
de sentido extraviados
sin razón que justifique
tanta mudez y sordera
tanta desolación
ni tanta muerte.

Los hombres venimos del mármol
de la selva y los ríos.
Venimos del miedo
de un corazón que no cesa
y de una senda empinada.
Los hombre (pobres)
nacemos todos de un vientre
al que jamás volveremos.



 

PAISAJE

ENTRE las nubes
hendidas por un sol horizontal
asoman rectos 
los brazos del día.

Detrás de los vientos
corre el rumor de las acequias
                                           (nacidas de veredas empedradas)
y el vértice del mundo
se declara inabarcable.

Levando la mirada
que vestida de tormenta
se posa entre las piedras
entre los brazos de los cactus
y en la falda de los cerros.

Cierro los ojos para ver
y me detengo para andar
y avanzar sobre tinajas
vacías hace tiempo.

El paisaje me observa
me contiene
y me enmaraña.
El paisaje es un tapiz
donde riego naranjales
una prenda 
que me pongo 
por testigo y por espejo. 

A veces el paisaje me devuelve.
Otras veces me retiene.
Pero siempre
irremediablemente
me sustenta


domingo, 18 de agosto de 2013

EL PUERTO

Por la borda se derrama el cuerpo de su pelo. Hoy ha llovido, está lloviendo y ella mira, a través del cristal, las gotas que danzan su deseo. Sus párpados zollosan, sus pechos crepitan de nostalgia y su amor, al verla se aproxima. Después de todo, la nación de los vientos les pertenece; la frontera del cosmos los abisma y la razón, es un halo arrastrado por el suelo de la sangre.
No existen razones. No existen ayeres ni mañanas. Posiblemente, lo único cierto sea su cuerpo luminiscente y el puerto que la espera.


LOS DÍAS TRISTES
























LAS manos de la tristeza
escudriñan el torso
del hombre que sentado
observa la cascada de la tarde.
Palpan su corazón,
sus costillas
y navegan, 
por el iris de sus vientos.

El cielo, azul cobalto,
ahora descalzo se yergue
sobre el hombre, torcido
de hombros fuertes,
que lucha por asirse
a las visiones 
de una existencia floreciente,
no verbal ni recordada,
pero latente en sus portales.

Llora sobre sus párpados
y sus piernas lo separan
del abismo de estar solo,
de frente
a ese otro del espejo.

Hubo días mejores, memorables.
Hubo paz y también dicha.
Hubo amaneceres 
que llovían luz desde las hojas.
Y hubo aluviones de caricias
y tormentas y centellas.
Y hubo un tiempo, no lejano,
de escarchadas amapolas,
de verdades entre dientes,
sin papel ni testimonio,
sin ardor
y sin retorno.


martes, 13 de agosto de 2013

EL COMPROMISO

LA cabellera de tu boca
dibuja pies en mis dedos
y alarga los instantes 
del gozo contenido.

La alfombra de tu pelo
desnuda sol en mi frente
y extiende tu tardanza
sin previa consecuencia. 

El vértice del tiempo
esgrime soledades
y empuña los lamentos
forjados en tu ausencia.

El cuerpo del espacio
atañe sus consuelos
y azota los clamores
sin previo compromiso.



viernes, 9 de agosto de 2013

SUEÑO OSCURO

SUELO OSCURO. VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE DAVID SYLVIAN

Quédate esta noche
Vamos a ver la luna llena que se levanta.
Agárrate fuerte.
 
El cielo se está rompiendo
Yo no quiero volver a estar solo
Con todos mis sueños más oscuros.
 
Tenme cerca
El cielo se está rompiendo

Yo no quiero volver a estar solo
Con todos mis sueños más oscuros
Tenme cerca
El cielo se está rompiendo


Y porque el horizonte
también se está rompiendo
en el iris de la tarde 
sin dejar pasos de más
ni desbordarse
como un río que se adentra
en el cuerpo de la noche.
Tenme incienso
suspende mis alivios
y las brozas de la escarcha
que amanece.
Estruja mis manos 
mis ternuras.
Encuentra el saber
del sueño oscuro
y tenme cerca
ahora que el cielo se deshace
como un lienzo de ojos turbulentos.


 

EL PAIS INDESCIFRABLE

LA memoria es
un país de frontera impredecible
un fulgor que se asoma con el alba
y un rincón de firmeza incontestable.

La memoria es
una esquina que se tuerce sin permiso
una sombra que se pierde con la noche
y un rincón de verdades sin silueta.

La memoria es
un estanque de diversas densidades
donde nadan los abismos y las flores
como cántaros que claman por su aliento.

Y mi memoria
pobre ella
que soporta los infiernos de la duda
parpadea ante las simples vanidades
la voraz insistencia de mis huesos
aterrados ante el todo
que de olvidos llena mi esqueleto

Estoy en el centro de la sombra
que no busco pero encuentro.
Su seno ocasional
no me pertenece ni contiene
y es por eso que me tiendo
sin semblante a contemplarla.