jueves, 26 de diciembre de 2013

SIN NOMBRE

Y la luz entraba por los ojos de la noche
embriagando a los amantes
que se buscan como fieras.
Y la música hacía estallar el silencio
sin despojarlo de nada
dejándolo a campo abierto.
Y ya no había más palabras
que no evocasen las manos
los brazos
o las piernas.

EL PÁJARO DE LA NOCHE

En los dedos de la noche
presiento el tacto del cosmos
el roce de los cuerpos
la implacable entrega del amor
en sus actos diminutos.
 
A veces vuelvo a ser niño
como cuando antes te veía
y me enamoro del cielo
y me detengo ante el aire
que contiene las notas
y lo que vive entre ellas.
 
A veces vuelvo a ser hombre
y me desprendo del todo
y me enarbolo de estrellas
que son el cuerpo del sueño
que escucho toda la noche.
 
 

sábado, 21 de diciembre de 2013

Abrázame, el cielo se está rompiendo.

Y serán los sueños oscuros los que dibujen tu ausencia, dentro del paño azul de mi garganta.


Quédate esta noche.
Vamos a ver la luna llena

que se levanta.
 

Agárrate fuerte
El cielo se está rompiendo
 

No quiero volver a estar solo
con mi sueño más oscuro.
Abrázame, 

el cielo se está rompiendo

Yo no quiero volver a estar solo

con  mi sueño más oscuro.
Abrázame
El cielo se está rompiendo.


Darkest Dreaming
David Sylvian





jueves, 19 de diciembre de 2013

EL HOMBRE MÁS SOLO DEL MUNDO O LA DECONSTRUCCIÓN DE UN POEMA

Tengo una soledad                         Las paredes se van,
tan concurrida                                 queda la noche.
tan llena de nostalgias                    Las nostalgias se van,
y de rostros de vos                          No queda nada.
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón./ Tengo una soledad que no da treguas, ni besos en la frente, ni tiempo de perdón.
Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor. / Tengo una soledad llena de rostros, de besos extraviados y labios que no son.
Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición./ Estoy lleno de sombras, de dudas y deseos, de rabia y alguna maldición.
Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos. /Mis huesos se diluyen, y gritan de tristeza, sin brillo y sin amor.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada. /Pero tu rostro de vos ya no me mira, se escapa de mi aullido y pierde la razón.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada./Las paredes se van, queda la noche. Las ausencias se van, me quedo solo.

Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada./Ya sin rostro de vos cierro los ojos y es una soledad tan despiadada.


SEPTIEMBRE

Un día soñé que volvía desde lejos y estabas en la casa, sentada en tu jardín de paredes tapizadas. Yo entraba despacio buscando aquellos pasos, midiendo mis recuerdos y hablando sin vocales. Vos me mirabas sin moverte y tu voz era el alivio, un puerto señalado. Tus manos, como pájaros buscaban mi semblante, tocando con el alma mi cuerpo dislocado:
          Soy el que regresa para oírte en esta tarde de septiembre. Soy el silencio del entierro, el amor de los perdidos. Soy tu llanto y tu consuelo, tu añeja remembranza y tus ojos, madre mía.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL TIEMPO

A la entrada del tiempo
hay una escalera sin margen,
un zaguán de suelo rojo
con floreros desechables
y cristales de colores.
En el quicio del cosmos
hay un cuerpo retorcido,
unas manos sin lectura
y un escalón que lleva al día.
El que anda se detiene,
por ver si logra despojarlo
de las visiones sin recuadro
y de sus ojos entornados.

El que anda se detiene,
el que llora se consuela,
el que añora se entristece
y el que ama, el que ama
se transforma.


A Paloma H.B en el día de su cumpleaños.


martes, 17 de diciembre de 2013

DESPEDIDA

Desnuda, sentada en el borde de la cama
apoyas tu mano izquierda sobre un hombro.
De la longitud de tus dedos nace un río
que desciende por tu espalda, que es
una basta llanura tallada por las rosas.

Estás inmóvil, mirando el rectángulo azul
de la ventana. El aire también está inmóvil
y tus pies, apoyados sobre el suelo,
perciben el bronco ardor de mis arterias.

Extravío mis ojos en los montes, 
en los pétalos negros del valle consagrado.

Extravío mis dedos en las aguas,
en la sombra sedienta de la flores .
Acaso soy un puma, un trueno, 
un espasmo, o un paso, 
mal paso que se pierde,
en el sumidero abismal
de la memoria. 



viernes, 13 de diciembre de 2013

EPIFANIA

Un fruto maduro, fulgente,
se precipita sobre el tapiz de las hojas,
constelando el torso dorado del día.
Un pájaro oscuro salta sobre las ramas
declamando una a una las frases del árbol
que es también oscuro.
La mirada de Ordiseo 

navega por el fuselaje 
quemado en otros tiempos,
por los hilos de la trama
que hoy su vientre protegen,
como una serpiente de sal
que viaja por el tiempo,
vestida de laureles
tiznada de madreselvas
y de bronce.

El CORAZON DE LA VIDA

Sentado en el brazo del río
dejo fluir el ámbar que crece
como una flor en mi frente.
Hundidos los pies 
en la fluidez marrón del cauce
añoro tu aroma que crece
como otra flor en mi espalda.
Acaso sea el murmullo del agua
que se interna  como el mar
en la caverna de mi sombra,
en la columna de mi risa;
acaso sea
que te espero desde siempre
como esos amantes fieles
que no cejan en su espera
ni en su empeño por estar
junto a este afluente marrón,
donde tu amor y mi amor
son una gota en el océano,
en el corazón latente de la vida.



jueves, 5 de diciembre de 2013

LLEGADA

Sin hacer honor a la verdad, habrá un primer encuentro y un abrazo. Un primer impacto entre tus astros y los míos, una revelación sin concesiones.
Estoy de pie en el ombligo de tu espera. Mis manos sostienen mi rostro que es añejo. Mis pies andan por los pasos que darás mañana y mi voz es el cuerpo, el llamado de los montes, que te esperan desde siempre.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

EL CAMINO DE LOS SUEÑOS

En el amanecer tenía tantos sueños
que era difícil contarlos. 
Algunos tenían nombre propio, 
apellido de bestiario y un sombrero. 
Otros eran sólo sueños,
sin más firmamento que su espalda torcida. 

Algunos eran toscos, sin voz ni cordel. 

Pero pasó que la vida gastó sus visiones.
Uno a uno fueron pasado y fueron recuerdo. 
Abrieron la puerta y salieron, 
unos al cielo y otros a tierra,
para no volver ya nunca.

FALDA FLOREADA

El sol sube los escalones de tu falda, 
atraviesa las flores amarillas 
y se estampa contra el suelo. 
Escala el cuerpo del día,
que flota en el aire esquivando estrellas,
hoy llenas de viento. 
Luego se dispersa y vuelve a ser río, plumajes y arbustos. 

Los pájaros lloran por todas sus plumas
y besan las piedras que huelen a tiempo.
El sol asciende tu pliegue floreado, 

abraza tus pechos y vuelve a ser tiempo.

martes, 3 de diciembre de 2013

LA PARED VACÍA

En las paredes vacías brotan hojas que relucen,
manos que se abrazan y besos que se abarcan.
En las paredes sombrías nacen gotas de rocío,
nubes pasajeras y lluvias memorables.
 

La raíz antigua viene por las noches
al suburbio de mi sueño:

Está vestida de antaño, de fragua y de instrumento.
Yo, que apenas sé hablar, la recibo tras la puerta.
No vaya a ser que despierte y quede a solas, sin nada.