miércoles, 4 de septiembre de 2013

NICTE

LA noche mece sus trazos luminosos,
sus dedos que se encallan,
en el entramado de un paraguas
que hoy solo sirve para ver las estrellas.