jueves, 5 de diciembre de 2013

LLEGADA

Sin hacer honor a la verdad, habrá un primer encuentro y un abrazo. Un primer impacto entre tus astros y los míos, una revelación sin concesiones.
Estoy de pie en el ombligo de tu espera. Mis manos sostienen mi rostro que es añejo. Mis pies andan por los pasos que darás mañana y mi voz es el cuerpo, el llamado de los montes, que te esperan desde siempre.