martes, 11 de noviembre de 2014

CRISANTEMO

Si algún día no estoy,
recuérdame de lirios,
crisantemo.
Y recuerda el lado bueno,

por las dudas. 

El amor ardiente, inseguro.
La sola risa sin sombra,
la timidez contenida, del margen,
y alguna verdad desechada,
quebrada en tu orilla.

Creo, a pesar de todo,
haber sido un buen hombre,
plagado de cicatrices y heridas,
de maldiciones e insultos.
Porque quien habla
a veces miente,
y quien ama a veces yerra.

Por eso indaga, 
profana mi mente,
la imagen raída 
que guardas de mis gestos, 
de mi mano izquierda,
y conóceme al pensarme.
 

Ahí, 
y sólo ahí,
encontrarás al hombre
que amaste.

Con permiso del maestro, ya partido.

2 comentarios:

  1. Preciosos esos crisantemos, la flor con la que obsequiamos a quienes se van. Hermoso el poema y hermosa la canción de Spinetta. Dicen que el tiempo se encarga de preservar los buenos recuerdos y desechar los malos. Seguramente sea así. Además, nuestro pensamiento sigue produciendo recuerdos aún después de que desaparezca el objeto de quienes los provoca.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. La desaparición de un ser amado no se resuelve jamás. Pero si, el tiempo oculta el dolor. Nada más.

    ResponderEliminar