miércoles, 8 de enero de 2014

TORMENTA

SUBE la escalera
por las ramas de la Santa Rita amarilla,
por las vértebras del pasillo marrón
y por las arrugas del tejado añejo.

De espaldas al agua repaso el camino
la senda que me adentra en el alma
de tu nación proclive a los rayos
y a los cataclismos.

De verdad estoy perdido
justo en medio del temblor vacío
abriendo los hemisferios de mi pecho
templando la voz que viene a buscarme.

Un hombre sombrío retuerce sus labios
apaga las luces
y ciega los golpes que dan las ventanas.
A lo lejos el viento entona su canto
otra vez. 


Vila Cha. Enero 2014


INVIERNO

Porque a pesar de la lengua caliente del verano, el invierno 
regresará con su cabellera de espuma, a iluminar el alma de 
los nostálgicos, mientras ella siga, en su proa del sueño. 


A veces la estación vela por su sueño,

entona el canto de la espuma 

que se estrella una vez y otra vez 

sobre el cuerpo disperso de las piedras,

que huelen a espacio 

y también a tiempo.


Ella entonces contempla esta danza circular,

recostada en la proa del porvenir incierto.


Vila Cha, Oporto. Enero de 2013