viernes, 21 de marzo de 2014

AMARES PERROS/ Rev.

Yo andaba descalzo

y era
a pesar de las cárceles

libre y anárquico.


Tú simplemente me amabas

sin más interrogantes

ni dobleces.



Yo hacía preguntas absurdas

recurrentes
hijas dignas del miedo.



Yo era probable y abismal.

Tú simplemente me amabas

sin trampa ni cartón

sin doblez

a tu manera

cada noche y cada día.