sábado, 16 de agosto de 2014

GRATITUD

Hay días 
en los que al despertar
tus sonrisa me devuelve

al mundo de los vivos. 

Entonces me abrazas
con todo el cuerpo
y te abrazo
y ronroneo y siento
el agua de tu pelo
andando por mis brazos
y mi rostro
que vuelve a sonreír.
 

Por un momento
mis sombras persisten
pero tu voz me asiste
me ilumina
como el sol
que dibuja las hojas
en las ramas
otra vez.