sábado, 20 de diciembre de 2014

LIQUEN

Nacen los líquenes del alba,
retorciéndose de luz,
de temblor y de premura,
mientras miro yo tus márgenes,
y tus ríos enhebrados
en el péndulo del tiempo.


Abro los ojos, las manos,
las vértebras torcidas.
Abro los brazos, la mentira,
al abismo de la ausencia.