viernes, 27 de marzo de 2015

TENDIDO tu rostro, sobre una piedra que el mar no deja respirar, puedo verlo entre la espuma y el sol de los perdidos. Una y otra vez, el choque brutal de las olas, arruga tu ceño, tu frontal, porque es hoy cuando te veo, y ya no es, como cuando antes te veía. Pasaron tantos mares, tanta sed y orfandad, que todos, o casi todos, fuimos olvidando cómo eras, cómo andabas o reías, piel de nubes. No obstante, la hendidura en el pecho de todos los presentes se hizo océano, objeto universal donde se guardan todos estos restos, todos estos años, que sin flor, devolvieron a la luz tu rostro, como cuando antes te veía, hermano mío. En memoria de mi Hermano, Hernán Gonzalez.

TENDIDO tu rostro,
sobre una piedra que el mar
no deja respirar,
puedo verlo entre la espuma
y el sol de los perdidos.


Una y otra vez, el choque brutal
de las olas arruga tu ceño, tu frontal,
porque es hoy cuando te veo, 
y ya no es, como cuando antes te veía.


Pasaron tantos mares,
tanta sed y orfandad,
que todos, o casi todos, 
fuimos olvidando cómo eras,
cómo andabas o reías,
piel de nubes.


No obstante,
la hendidura en el pecho
de todos los presentes se hizo océano,
objeto universal
donde se guardan todos estos restos,
todos estos años, que sin flor,
devolvieron a la luz tu rostro,
como cuando antes te veía,
hermano mío.





En memoria de mi Hermano, Hernán Gonzalez.




domingo, 15 de marzo de 2015

PARTIDA PREMATURA(HOMENAJE)

En memoria del mejor amigo que la vida me dio y me quitó. Desde los nueve a los treinta años: Marino Gonzalez Cainzo
Un ser irrepetible.

EL TEMA DE POTOTO

Para saber como es la soledad
tendrás que ver que a tu lado no está
quien nunca a ti te dejaba pensar
en donde estaba el bien, 
en donde la maldad. 
La soledad es un amigo que no está
es su palabra que no ves llegar igual. 
Si es que sus sueños son luces en torno a ti
tu te das cuenta que él ya nunca ha de morir, 
nunca ha de morir. 
Al observar como muere la flor
tu verás que también muere la paz
es que esa paz revivirá en su voz
la flor te la dará para plantarla igual. 
La soledad es un amigo que no está
es su palabra que no ves llegar igual. 
Si es que sus sueños son luces en torno a ti
tu te das cuenta que él ya nunca ha de morir, 
nunca ha de morir.



INMERSO en el océano del sueño,

veo tu rostro tal cual era, 

y estiro mis brazos, para concretar el abrazo

que nos debemos desde siempre.


Debió ser una premura de la vida,

que no alcanzo a comprender.

ni a perdonar.


Y mis labios son de sal, mis ojos son,

también de sal, y te fragmentan

en millones de rostros, tuyos

y míos.


No obstante, te sigo viendo revivido,

sabiendo que, en el lugar,

me esperas sin premura. 

sábado, 14 de marzo de 2015

A... EN EL CARROUSELL, CHARLY GARCÍA.

ADELA EN EL CARROUSELL, Charly García.



Hace muchos años que no escuchaba esta canción de Charly. Pertenece al álbum Parte de Religión, de los noventa, que, como es de suponer, yo tenía en Vinilo. Me gusta mucho la letra, de la cual encontré una interpretación de su significado...a saber

Primero: Cual es el significado del nombre: Adela

Personalidad: Sumisión afectiva hacia la persona amada. 
Tiene dificultad para encontrar las energías instintivas de su personalidad. 
Para poder armonizarse necesita unir su sensibilidad emocional con la razón. 
Un exceso en sus emociones y en la pasión altera su vida emotiva.
Ahora vamos a esta cancion que habla de la condición humana, del amor, la pareja y la perdida del amor y las ilusiones.


Adela en el Carrousell ( de la vida)
y los espejos ( recordar el concepto de "espejo", en la teoria del enamoramiento) son sonrisas
la sortija ( el anillo de compromiso) un aparato de amor.
Adela en el carrousell
y los caballos ( el simbolo de la virilidad, de la sexualidad en la mujer, soñar con caballos en las mujeres significa frustacion sexual) de madera 
que la mecen y le mojan ( creo que no tengo que explicar) la piel.
Ten piedad, no seas así
no le des patadas a los locos. ( acaso los locos de amor, locura por amar, ansiedad por amar, creo que a veces estoy loco cuando estoy enamoradol, y si es asi, creo que charly hablaba de nosotros, los enfermos, los locos de amor)
Ten piedad no seas así,
voy desvaneciendo sin tu amor.

El sol empieza a salir ( todo este concepto es dificil, pero bien importante, cuando el sol sale por primera vez, la primera vez juntos, frustaciones pasadas, dolores pasados, estatuas o ideales que uno cree debe cumplir o suplir el ser amado)
y en los jardines de tu mente
hay estatuas que ella ( ella?.. porque tienen que pagar las personas que amamos por nuestros arrebatos o frustaciones o carencias) debe pulir.
La luna empieza llorar ( ya no es el dia, es la noche, el tiempo pasa y no todo es ya felicidad)
y cuando todo es tan plateado
hay colores ( esos pensamientos que limitan y no dejan amar) que no pueden entrar.
Ten piedad, no seas así
no le des patadas a los locos.
Ten piedad no seas así,
voy desvaneciendo sin tu amor.
Y a través de la sortija ( el compromiso)
ella lo convirtió
en un caballo 
que gira y gira a su alrededor.
Tanto girar, girar es un efecto.
Tanto esperar, 
esperando que se haga realidad ( la busqueda eterna de un amor que cambie todos tus conceptos)
el se pasa girando sin parar.
Nada es perfecto.( ni nadie)
Adela en el más allá ( esta parte no creo que se refiera a la muerte, creo que la vida implica, cambios y adela se fue muy lejos...)
es una estrella clandestina 
que ilumina los despojos de amor.
El ( el caballo?) sólo quiere mirar
la calesita ( en argentina es un tiovivo, un carrusel de niños) de los sueños que se fueron
y ya no volverán.( nunca volveran)
Ten piedad, no seas así
no le des patadas a los locos.
Ten piedad no seas así,
voy desvaneciendo sin tu amor.

viernes, 13 de marzo de 2015

BAROCK 1982 Y LOS SUEÑOS.

Maribel se durmió.
Luis Alberto Spinetta

En la belleza de algunos recuerdos, uno guarda, las que seguramente han sido las sensaciones más fuertes y hermosas de su vida.
Era mil novecientos ochenta y dos, yo salía de algún infierno y era estudiante de arquitectura. Tenía tantos sueños, tantas posibles destinos dibujados en un atlas gigantesco, que apenas cabían en mi mundo de ojos negros. Con el tiempo, el cuerpo, el alma van mutando en un algo que está hecho de una materia diferente a la que habíamos planeado. Pienso ahora en la música que oía, en mis planos dibujados a mano, tan alejados de la infamia, y de la realidad de un mundo tan prosaico. No obstante, esta canción sigue haciendo vibrar el arpa de mis sueños, sigue pronunciando cada verso que soñé, cada respuesta que no encontré y cada paso que dejé atrás, o di de más. 
En aquellos años, a veces, tal vez muchas, era feliz.

Maribel se durmió

Maribel se durmió
vamos a contarle
porque se hundió.
Carroussell, sensación
de que con el alma
nos ve mejor.
Maribel, Maribel,
dicen que no lleva ningún papel
vamos ya, vamos ya
vamos porque viene y porque no está.

Canta
canta toda la vida
canta con emoción
y al partir sentirás
una brisa inmensa de libertad...

Canta
canta aunque estás distante
canta conmigo
canta tus penas de hoy.

Maribel se durmió
vamos a cantarle porque se hundió.
Carroussell, sensación
de que con el alma
nos ve mejor.

MUJER EN EL TRUENO


LA MUJER dedos-sol,
disemina la hojarasca,
húmeda a esta hora,
buscando una emoción
que se cayó de su entrecejo
la pasada madrugada.

Desde entonces,
su rostro va olvidando contracciones,
vocablos que antes declamaba
sin premura, dentro del útero azul
de las sábanas frescas, en el alba.

Recuerda haber gemido,
o tal vez haber aullado,
posados sus ojos en el cielo,
cuando empezó
a sentirse ausente de sus aguas,
de los acantilados
que la hacían ver-tigar,
resplandecer en su país
de sombras agotadas.

Y así,
sus dedos de solylluvia,
no se cansan, ni se duermen,
aunque ella ya descansa.
Siguen, en el vientre de los truenos,
buscando la emoción del entrecejo.
ESE es, a todas horas, su destino.

jueves, 12 de marzo de 2015

A UN HOMBRE, UNA MUJER

UN HOMBRE 
sentado en el banco de una plaza, 
incansable ve pasar
los fotogramas de sus días.
Frunce el ceño, y su frente
habla de los sueños que volaron.
No lo dejan respirar, las lineas
de su frente, que bajan por su cuello
y abrazan los labios del rocío.

Sabe el hombre, 
que muere un poco 
cada vez que ve pasar 
un fotograma. 
Sabe el hombre, o la mujer 
que observa el cielo,
desde el otro extremo de la plaza.
Ella, además, frunce los labios,
encoge sus hombros y tiembla
al recordar, retomando las agujas,
del tiempo que pasó por cada
linea de su cuerpo.
Recuerda, revive la pasión entre
sus dedos, que recorren su costado.

Recuerdan, reviven, renacen,
la mujer
y el hombre.

miércoles, 11 de marzo de 2015

QUE SEA BLUES



QUE SEA, la indomable rueda ya nombrada.
Primero, cuarto y quinto grado de la escala diatónica, una y otra vez, hasta que el mismo tiempo se desplome entre las cuerdas del azul.
Que sea Blues, Robben Ford.

VERDADES

COMO árboles
brotamos, ante una frustración
del amor,
y de piedra se hacen
los labios, la mueca reflejada,
y los dedos,
de los que salen la lumbre,
las higueras preñadas de luz
y de futuro.

COMO animales lentos, 
incesantes en la virtud de querer 
la otra piel,
el hueso que de siempre
nos reclama la verdad.
ENTONCES, llegados a este punto,
por libertad nos preguntamos:
¿Quién merece el tono dulce de mis manos?
¿Quién la virtud de mi esquiva cordura,
de mis lascivos pensamientos , de mi deseo
brutal, de mi sexo?
¿Quién desgarrará otra vez 
el jirón de mi bandera?
¿Quién tallará con paciencia relojera,
la sonrisa de mis labios?
Y, sobre todas las cosas,
¿Quién se quedará, por fin, sin preguntar,
sin adherir escombro a mi estatura,
si reclamar un verbo que no llevo?
Para todas estas cosas,
se declama en olvido sostenido,
en libertad radiante
y en bemol de vanidad 
y de mentiras.

Yo miento, tu mientes y él,
y ellos saben, la situación
de ese camino, que nos lleva
al olvido, bravo tren 
que no admite pasajeros.


PRIMAVERA

ABRE esta mano una arteria
en el aire, por la que pasa
la luz sin firmamento ni historia.

Sólo la luz, 
que despedaza las rodajas del pan,
los gajos de un pomelo y, acaso,
las últimas ternuras del invierno,
que es, a saber, un cordero
que agoniza y se retuerce
ante el paso trepidante del deshielo.

Lloran, no obstante, algunas hojas,
algún gorrión, ante tanta bravura,
ante el pié de quien guía los hilos
del viento, los extremos de la madeja
que ahora gira enloquecida,
sin más razón que el propio impulso
de su cuerpo moreno, atento
a la vanidad de los claveles,
a los rosales adversos, que se ríen,
y a las banderas desplegadas,
que advierten 
el advenimiento del fuego.

ASÍ, todo será luz, templanza,
sonido líquido de hojas 
en la fronda de los árboles,
en el saber de los helechos y los búhos,
en las constelaciones y, finalmente,
en mi memoria maltrecha,
que se resiste,
a desterrar alguna sombra doliente. 


lunes, 9 de marzo de 2015

SE FUE POR EL AIRE

LAS perdidas islas
navegan por tu espalda,
dibujando el laberinto
de tus eternidades,
la linea inversa de tus labios
y la razón de tu piel blanca.
Ando, sueño, sufro de dolor
en la gruta profunda
de mi amor deshabitado.
Ando, sueño, pervivo
la mirada agreste de
los acantilados,
el devenir temprano de la olas
y tu razón, corazón,
que se fue por el aire,
dejándome a solas
en esta habitación oscura,
donde pienso. Pienso
en la razón altiva de mis actos,
en el motivo de mis hechos
inauditos, imborrables y
malditos.
Y me pregunto, al mirar
las partículas del aire,
¿quién soy yo, de todos los que amaste?
¿Soy el que te amaba con desesperación a la llegada de un viaje?
¿Soy quien traicionaba los dones de la tranquilidad posible?
¿Soy quien dejó sin pan al mendigo paraíso que soñábamos posible?
¿O soy quien se consume en el ácido
vertido de tu ya no estar, ni ser en mi?

DOLOR AZUL

SÓLO quiero
que al girar mi torso,
haya desaparecido
el hilo de dolor
que traspasa la entraña.

QUIERO no recordar,
ser el abanderado de los amnésicos,
dueño de la ignorancia,
demiurgo de los que no
lloran nunca.


Quiero que ningún suceso
haya sido real,
que sólo seas el producto
de un sueño lejano,
anidado en la locura,
en la pasión que incinera
mi corazón,
cansado corazón de tanto doler
y ser dolido.
De tanto doler,
y ser dolido.


domingo, 8 de marzo de 2015

HOY SE FUE

Hoy se fueron mis palabras,
me dejaron solo.
Se fue la música, el compás
y los silencios. Se fue la luz
que tristemente alumbraba
este rellano vacío.
Hoy se fueron las ganas de vivir,
de resistir,
se mudaron de cuerpo, de alma,
se desmembraron en el aire
como mariposas negras, rojas o azules;
como palabras sueltas y ciertas
que me declaran culpable.
Culpable de estar solo, de no soñar.
Culpable del desamor y la amargura,
culpable del llanto y el letargo.
Culpable del tiempo transcurrido,
de mentir, de no querer,
de resistirme a la blasfemia
que corroe mis voz,
y mis entrañas.



miércoles, 4 de marzo de 2015

ESTADO PERMANENTE

ESTADO de alternancia
dentro del pecho,
en los pesares que no duermen,
en las negras cavidades, 
en el alma y del insomnio.

Me siento devorado por el tiempo, 
infestado de abismos, de torpezas,
detenido fugazmente en el abismo,
cuando cae la gota del rocío. 

A veces veo el perfil de la aurora, 
que pasa como un rayo, 
dejando, otra vez, el telón abierto  
de la nada.
Me siento tan deshabitado de mí, 
de todos los hombres o mujeres 
que estuvieron en mi viaje. 

Me siento huérfano de hermanos,
de horizontes y de apremios,
porque todo es prorrogable
susceptible de ser echado por la borda.

Me siento huérfano de hijos, de manadas,
prisionero del último destino
que no habla, ciego y reticente a los abrazos.

Caigo sin naciente, sólo caigo.
Me desplomo sobre mi propia deficiencia, 
sobre un clavijero que no rueda,
sobre montículos de folios ilegibles,
sobre el invierno seco, rutinario,
despoblado de belleza y de cariño. 

Todo pasa, lo sé. Todo, algún día 
deja de doler, de ser un muro sin palabras. 
Quiero creerlo y sueño, 
anhelo e imagino que soy viejo,
y estoy sentado al borde de un silencio,
en paz, al fin, con mi decencia. 

martes, 3 de marzo de 2015

EL ESTADO DE LAS COSAS

A VECES, mis dudas me preguntan
sobre el estado de las cosas, interrogan
brújulas que murieron hace lustros.
Se asoman al balcón, para mirar
la estampa de una muerte que descansa.

A veces también callan, dudan y observan
sus rostros demacrados,
su brazos inservibles, sus fémures cansados
y su esquina sin regreso.

Entran, salen de los bares, de los cines
donde la gente ya no piensa ni se mira,
donde los periódicos siempre son de ayer
porque todo está contado,
relatado en las paredes del silencio.

Entonces, regresan deshechas, temblando
de un miedo ancestral, perdidas en el mar
de las preguntas. Y yo, que estoy tan triste, 
les froto las mejillas, las arrullo con cariño, 
con pena inabarcable, pero cierta.

Después de todo, son mis dudas, mis preguntas,
mis respuesta, mi no saber qué hay más allá
de este país sin horizonte, del filamento
terminal donde se acaban las respuestas,
y empieza, IMAGINO, una llanura sin margen,
una visión más dulce, del abrigo que nos dejó tan desprovistos de esperanza, 
obligándonos a ver nuestra miseria, sentada en la espalda de la mesa, pobre mesa]
de maderos sin origen, húmedos, fieles,
que acarician la tersura transitoria de mis dedos,
que lloran todo el día, sin consuelo.

Amanece, y estoy desde hace horas
con los ojos abiertos, fijados en el vértigo del techo] cubierto de besos y caricias,
que huyeron al verme tal cual soy.

Me siento, ya sin dudas, extenuado en la llanura,
buscando la silla de mi origen, porque hay,
según el estado de las cosas, un origen de raíces,
y un final inamovible que borrará mis iniciales,
dejándome exhausto, en medio del frío donde nacen los arroyos]

Ahora lo recuerdo claramente:
Él dijo susurrando: he llegado. No es mi lugar, 
lo sé, pero he llegado, y me siento a esperar
el viento de la muere.







lunes, 2 de marzo de 2015

OLVIDOS, Ese mal universal y necesario.


Nadie como este inmenso poeta, capaz de hablar claro transgrediendo la sintaxis, la forma y el lenguaje.



¿Cómo de vos se olvida mi amor por vos?

¿Ya no se quiere?
¿Busca distancias, verse como paisaje 

solamente? 
¿Y qué será del canto de suavidad que en 

lengua había?
¿Y cuándo ser nosotros entregando ambas 

partes a los párpados con noche?
Cuando tu mano es y cuando tu voz con 

alma, el dolor parece algo leído, 

un papel arrugado y sin rostro que ya vivió.



JUAN GELMAN