viernes, 18 de diciembre de 2015

VISIONES


Soñar,
adentrándose en la fosa del tronco,
en la matriz ciega de su albura.
Soñar.
¿Qué más da?
De repente el cielo
huye de las sombras,
aunque las nubes así,
no lo permitan.


Anidado cielo
preñado de sombras
que descienden
por mis labios.
Ansiado cielo
que estalla,
que gira
sobre la copa de los álamos,
sobre las pisadas
que se pierden,
sin retorno,
en el sur del horizonte.