jueves, 30 de marzo de 2017

DESAMOR

Y las violetas subían a ver el rostro de la niebla,
el desamor de los senderos pisados por la impiedad de los hombres.
 
No había más que silencio, en el rugido del viento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario